qué son y qué tipos hay

Desde Doctor Toledo queremos contarte que son exactamente las carillas dentales. Se trata de unas finas placas de cerámica o de composite con un grosor que fluctúa entre los 0,5 y los 0,7 milímetros; estas placas se pegan en los dientes para corregir los defectos de manera, el color de los dientes y restablecer las funciones normales de masticación de la boca.

Estas carillas, consideradas muy de forma frecuente como verdaderas prótesis bucales, se aplican de manera directa sobre la superficie exterior del diente para prosperar su estética y solucionar los posibles problemas de masticación.

Su objetivo es mejorar la estética de los dientes, los dientes se vuelven mucho más blancos, los espacios negros entre los dientes dismuyen.

Merced a las carillas dentales es viable ocultar todos y cada uno de los defectos de manera, posición y color de los dientes, que tienen la posibilidad de considerarse verdaderas prótesis dentales.

Otro de los objetivos de las carillas dentales es establecer nuevamente las funciones normales de masticación tras cualquier traumatismo (dientes astillados o fracturas dentales), o tras el desgaste normal de los dientes debido al rechinamiento de exactamente los mismos, al bruxismo o a pésimos hábitos como morder elementos o morderse las uñas.


Lo que hay que entender sobre las carillas bucales

Lo primero que hay que entender es que para aplicar apropiadamente las carillas bucales, deberá limar tenuemente sus dientes naturales.

No hay contraindicaciones para el tratamiento con carillas y alguno puede utilizarlo si bien hay algunos casos en los que va a ser conveniente acudir de manera directa a las coronas bucales.

Con las carillas tiene la posibilidad de tener la sonrisa impecable que siempre ha soñado cambiando la longitud, situación, color y forma de sus dientes naturales.

Una pregunta que se hace mucha gente es sobre qué problemas pueden resolver las carillas dentales y, en concreto, cómo quedan los dientes antes y tras la app de las carillas en los dientes.

Esto depende claramente del género de boca y de su fisonomía, pero también del género de problema a corregir.

Las carillas bucales pueden ser útiles en todos estos casos:

  • Corregir la manera de los dientes.
  • Dientes más blancos.
  • Cambiar la posición de los dientes.

El efecto que se consigue tras la aplicación de carillas es, sin duda, tener unos dientes visiblemente más blancos y una boca mucho más bonita sin precisar llevar ortodoncia y con unos resultados que perduran en el tiempo.

¿Géneros de carillas dentales? ¿Cerámica, cerámica o composite?

Las carillas dentales no son todas y cada una iguales, sino que hay varios tipos. Cambian en función de los distintos espesores, de la composición del material preciso y se crean de diferentes tipos según el inconveniente que haya que resolver.

Los materiales usados para la realización de las carillas suelen ser la cerámica y la porcelana, en tanto que son materiales muy resistentes. Las carillas se hacen a medida de cada tolerante y de sus necesidades particulares.

¿Cuáles son las carillas dentales mucho más usadas? Finalmente, las carillas bucales de cerámica. Hasta la fecha, el más habitual es el llamado disilicato de litio, una cerámica estéticamente muy bonita, y sobre todo muy perdurable.

La cerámica de feldespato es una opción alternativa válida en determinadas circunstancias, según las condiciones del caso y las necesidades del paciente.

La cerámica es sin duda el material más conveniente para la fabricación de carillas puesto que este material proporciona una resistencia óptima además de que este material permite este género de restauraciones adhesivas.

Como ahora hemos citado, el grosor medio de una carilla dental es de unos 0,5 mm. Debido a su reducido grosor, estas carillas dejan salvar el esmalte dental y resguardar los dientes de una posible desvitalización.

Las carillas de cerámica, de la misma todos los demás géneros de carillas, dejan corregir todas las anomalías de los dientes como el color, el volumen, los defectos del esmalte dental, las manchas de los dientes, devolviendo de este modo la armonía a la sonrisa.

¿Cuánto duran las carillas bucales y qué inconvenientes tienen la posibilidad de aparecer?

La duración media de una carilla es de unos 10 años, para cualquier prótesis fija; sin embargo, un mantenimiento cuidadoso y conveniente puede prolongar la vida de una carilla hasta mucho más de 20 años.

Una carilla no es persistente, puede ser eliminada mediante el lijado, como en el caso del esmalte natural, y reemplazada por una exclusiva carilla o mediante el uso de una corona protésica, si se generan problemas o, transcurrido el tiempo, la estética de la sonrisa padece cambios gracias a los procesos fisiológicos de envejecimiento.

El peligro de desprendimiento de las carillas definitivas es muy bajo, menos del 2% en 5 años, con las medidas preventivas correctas en el día a día se puede reducir aún mucho más este porcentaje manteniéndose dentro del grosor del esmalte con los márgenes de la preparación.

Esto es viable a través de el uso de resinas compuestas o la cementación de los fragmentos astillados con novedosas restauraciones de cerámica adicionales.

Elecciones a las carillas bucales

En vez de utilizar carillas dentales se podría recurrir a otros tratamientos dependiendo de su problema y según el estado de sus dientes.

Por poner un ejemplo, si necesita que sus dientes vuelvan a tener un blanco aceptable, puede estimar la oportunidad de someterse a un régimen de blanqueamiento dental.

Contacta con nosotros si tienes cualquier duda, en Doctor Toledo tenemos los más destacados especialistas en implantación y mantenimiento de carillas dentales. Llama y también infórmate.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page