¿Qué es la sonrisa gingival?

La sonrisa gingival es una desproporción visible entre las encías y los dientes. Es un fácil detalle estético, pero no todas y cada una la gente viven conformes con este aspecto, con lo que se categoriza como una nosología dental. Las encías además de esto, son una zona que provoca otros inconvenientes bucodentales.

Causas mucho más frecuentes de la sonrisa gingival

Los motivos tras esta preponderancia de la encía son primordialmente cuatro, los cuales determinan asimismo el nombre de cada tipología de sonrisa gingival. Es importante matizar que existen otras razones, más allá de que se han seleccionado las más frecuentes que se tratan en la clínica dental.

Maxilar largo

En el momento en que el maxilar superior medra desmesuradamente, esto provoca lo que se denomina un “maxilar largo”.

Erupción modificada

La corona del diente, o sea, la parte superior, puede verse cubierta con la encía. Esto sucede en el momento en que hay alguna anomalía en el lapso de la erupción.

Situación dentaria baja

Los incisivos superiores solamente rozan con los inferiores, con lo que se sobreponen de forma desmedida.

Labio superior corto o suelto

El labio se mueve bastante hacia arriba, por lo que su función de contemplar los dientes se ve modificada. Se acostumbra enseñar la dentadura recurrentemente.

Cada una de estas causas es un tipo de caso distinto, por lo que se podría decir que hay 4 tipos. Los más frecuentes que podrías sufrir son la erupción modificada y la situación dentaria baja.

¿De qué manera tratar una sonrisa gingival?

El régimen es dependiente de la causa y el género de sonrisa gingival. Según cuál sea tu caso, se te aplicará una terapia diferente.

Cuando disponemos un maxilar largo

En este caso, hace su aparición la cirugía ortognática. Esta clase de intervenciones necesitan de una secuencia de cortes en los huesos que permiten que el maxilar superior ascienda verticalmente, hasta el sitio donde debería estar inicialmente.

Erupción alterada de los dientes

La gingivectomía es la herramienta que se emplea en este caso. Se trata de una revolucionaria técnica que va contorneando la manera de las encías. De esta manera, puede descubrir la una parte del diente que está oculta pero debería ser visible. Además de esto, hoy día es viable hacerla sin que te deje cicatrices ni nada. El bisturí eléctrico es el mejor aliado para conseguir posoperatorios relajados.

Posición dentaria baja

En este caso, no se utiliza cirugía, sino que se induce el movimiento de los dientes. Es importante rememorar que, en esta tipología, los dientes superiores solamente rozaban con los inferiores y se superponían a ellos. Para corregirlo, se usa la ortodoncia tradicional.

Labio superior corto o con mucha movilidad

En el momento en que el problema es el llamado labio superior móvil o corto, tienes múltiples soluciones posibles. Una pasa por la aplicación de bótox, una técnica frecuente en los detalles estéticos. De esta manera, alteramos la situación y el movimiento del labio. No sobresaldrán las encías en exceso al hablar o reír, que son las situaciones más frecuentes de este tipo de sonrisa gingival.

¿Ventajas de corregirla?

A veces, esta incorrección odontológica puede ser en falta de confianza o inconvenientes a la hora de charlar. Varias personas no se agradan a sí mismas en el momento en que el exceso de encías es muy pronunciado. Con estos fáciles tratamientos, lograras sonreír, vivir y charlar.

Además de esto, si el problema viene producido por un movimiento incorrecto de los dientes, se puede actuar con una ortodoncia interceptiva y eludir otras nosologías futuras.

Asiste a nuestra clínica

En Clínica Barreiro podemos solucionar este inconveniente y considerablemente más. Ven a hacernos una visita y podremos valorar tu caso. Desde ahí, emplearemos el tratamiento que corresponda, según has visto en el presente artículo. Visítanos y luce la sonrisa que mereces.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page