Pericoronaritis: ¿Qué es, causas, tratamientos y peligros que acarrea?

La pericoronitis es una inflamación del tejido gingival que circunda la corona de un diente. Suele perjudicar al octavo inferior: en el momento en que dicha muela del juicio queda incluida o semiencerrada en la encía por falta de espacio u otras causas, se pueden poner partículas de alimentos en el colgajo de tejido que está sobre ella y éstas pueden ofrecer sitio a infecciones bacterianas.

Géneros de pericoronitis

Existen 2 tipos de pericoronitis:

  • Crónica: Una inflamación leve y persistente de la región.
  • Aguda: Una inflamación más importante que se manifiesta con fiebre, hinchazón de los ganglios linfáticos submandibulares, mal de garganta y secreción de pus por las encías.

Cuáles son las causas de la Pericoronitis

La primordial causa de la pericoronitis es la acumulación de bacterias. Si estas bacterias quedan atrapadas bajo el colgajo de carne (opérculo) que cubre la muela del juicio impactada, puede realizarse un absceso dental, que si no se habla puede extenderse a los tejidos circundantes. La pericoronitis acostumbra perjudicar a los jóvenes de 20 años, que es cuando están saliendo las muelas del juicio.

Síntomas de la pericoronitis

Los signos y síntomas pueden cambiar de leves a graves y también incluyen:

  • Mal en un lado de la cara
  • Encías inflamadas y enrojecidas
  • Mal aliento (halitosis)
  • Mal gusto generado por la filtración de pus de los tejidos afectados
  • Contrariedad para abrir la mandíbula (trismo)
  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Inflamación de los ganglios linfáticos submandibulares y dolor de garganta
  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Régimen de la pericoronitis

Tratamientos para la pericoronitis

Hay tres probables curas para el tratamiento de la pericoronitis, en dependencia de la gravedad de la situación se debe aplicar un tipo de tratamiento u otro:

  1. Cuidado antibacteriano: Control del dolor y régimen de la inflamación y/o la infección pericoronal
  2. Cirugía oral: Una pequeña operación para eliminar el tejido gingival superpuesto (operculectomía)
  3. Extracción de muelas del juicio

Los calmantes y también ibuprofenos pueden tomarse para el régimen sintomático y el alivio del dolor. Si la infección está localizada y no se ha extendido, el dentista suele limpiar la zona con anestesia local. Después puede prescribir enjuagues diarios con un colutorio a base de clorhexidina para sostener la región limpia o, alternativamente, enjuagues con agua salobre o peróxido de hidrógeno diluido.

Para los casos más esenciales, es decir, los que muestran hinchazón o fiebre, se recetan antibióticos a partir de amoxicilina o eritromicina.

Cuando se desea sostener el tercer molar involucrado se puede realizar una cirugía menor para remover el colgajo de carne superpuesto. Esto va a limpiar mucho más con eficacia la región y evitará la acumulación de restos de comida y bacterias. El riesgo, sin embargo, es que el colgajo vuelva a medrar y el problema se repita mucho más adelante.

El remedio mucho más eficiente sigue siendo la extracción del diente. Este método elimina cualquier posibilidad de que la infección de la muela del juicio vuelva a manifestarse en el futuro. La pericoronitis es también uno de los principales indicadores de la necesidad de extraer las muelas del juicio inferiores.

En las situaciones graves, es requisito asistir a un servicio de urgencias para evitar que el absceso pericoronal se alargue con mucha velocidad, singularmente en el momento en que hay inflamación de los ganglios linfáticos.

En Doctor Toledo te solucionamos el problema. En las ocasiones en las que se requiera una intervención quirúrgica o si hablamos de un caso grave y difícil, es posible que se le remita a expertos en odontología, como un cirujano oral o un periodoncista. En casos muy extraños, si la infección se prolonga, tienen la posibilidad de ser necesarios servicios de emergencia con asistencia médica.

¿Existe algún remedio casero eficaz?

A veces, los síntomas leves tienen la posibilidad de curarse a través de una higiene bucal minuciosa y sin precisar emplear antibióticos. Un cepillado cuidadoso y suave de la región con un cepillo de dientes de cabeza pequeña puede contribuir a remover la placa o los alimentos atrapados. Las duchas bucales pueden ser eficaces para remover los restos pegados bajo el opérculo. El enjuague con agua salada tibia puede ayudar a aliviar la zona. Además, se puede usar peróxido de hidrógeno diluido para reducir las bacterias en la región.

Para las situaciones más graves, no se recomiendan los tratamientos caseros y se debe preguntar a un dentista preparado.

¿Cuál es el tiempo de restauración de la pericoronitis?

El pronóstico es por norma general bueno. Con los antídotos y el régimen oportunos, el problema puede controlarse y eliminarse con facilidad. Los síntomas pueden perdurar días o semanas, dependiendo de la gravedad. La afección debería resolverse en una o dos semanas tras el tratamiento. Si no se trata la causa inicial de la infección, es probable que el problema se repita.

En las situaciones graves, la infección puede extenderse de la boca al cuello y ocasionar una complicación llamada angina de Ludwig. Esta es una condición muy peligrosa por el hecho de que puede causar la obstrucción de las vías respiratorias. Otra complicación grave es la propagación de la infección en el torrente sanguíneo (sepsis).

En Doctor Toledo cuidamos de tu sonrisa. Disponemos de los mejores expertos para el precaución y soluciones dentales. Es esencial comprender cómo arreglar nuestros problemas dentales para eludir algunos hábitos que puedan ser perjudiciales para nuestro bienestar bucal.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page