Después de mucho tiempo con un gran complejo, Candela acudió a nuestra clínica gracias a la recomendación de un familiar incisivo superior central incluido, es decir, no había salido por completo. Por ello, al sonreír no se vio toda su sonrisa y tenía problemas para comer con normalidad.

Para solucionarlo, la doctora Patricia Bratos pensó su caso y planificó un Ortodoncia tratamiento de los alienadores transparente Invisalign. Tras finalizar este proceso, los servidos de candela ya están alineados y nivelados, por lo que ahora asegura que su vida ha cambiado por completo. Ya sin complicaciones para comer y sin complejos, Candela disfruta de su sonrisa soñada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page