Enfermedad de las encías: mito y realidad

La enfermedad de las encías afecta a muchas personas en todo el mundo y aproximadamente el 50% de los adultos tendrá gingivitis en algún momento de su vida. A medida que pasa el tiempo, también existen muchos mitos sobre la enfermedad de las encías.

Encontrará algunos conceptos erróneos comunes sobre la enfermedad de las encías, así como algunos datos clave sobre las causas y el tratamiento de la enfermedad de las encías …

1. El sangrado de las encías solo afecta al mito de los mayores

El sangrado de las encías es un síntoma común de la enfermedad de las encías, generalmente causado por la acumulación de placa en, alrededor y entre los dientes. Puede afectar a personas de todas las edades, aunque este problema es menos común en los niños.

2. Las encías que han retrocedido nunca retroceden – realidad

¿Las encías retraídas vuelven a crecer? No, las encías no vuelven a crecer por sí solas. El uso de hilo dental y pasta de dientes que contenga flúor (como Parodontax) puede ayudar a prevenir una mayor acumulación de placa, lo que puede provocar la retracción de las encías.

3. Cepillarse con demasiada fuerza puede hacer que le sangren las encías

Cepillarse los dientes con demasiada fuerza puede causar sangrado de las encías, pero también puede ser un signo de enfermedad de las encías (gingivitis). Si ve sangre mientras se cepilla los dientes, asegúrese de consultar a su dentista. Es importante no presionar demasiado al cepillarse los dientes. Utilice un cepillo de dientes manual o eléctrico con una cabeza pequeña y cerdas suaves y redondas. Muévalo suavemente con movimientos circulares u ovalados, prestando especial atención a la línea de las encías (el área donde las encías tocan los dientes). También recomendamos cambiar su cepillo de dientes cada tres meses.

4. Las enfermedades de las encías no siempre son graves: mito

La gingivitis es la primera etapa de la enfermedad de las encías y se puede resolver con el tratamiento y los procedimientos de cuidado bucal adecuados. Sin embargo, si no se trata, puede provocar problemas en las encías más graves llamados enfermedad periodontal, que son irreversibles, no se pueden reparar y pueden provocar la pérdida de dientes.

5. Solo tengo que ir al dentista si tengo un problema – mito

Si sospecha que tiene signos de enfermedad de las encías (por ejemplo, encías sangrantes cuando se cepilla los dientes), comuníquese con su dentista lo antes posible. Pero incluso si cree que no hay problema, debe seguir las recomendaciones del dentista para chequeos regulares. Su dentista puede detectar signos de problemas en las encías antes de que usted muestre cualquier síntoma, lo que ayudará a detener la enfermedad de las encías antes de que empeore.

Deja un comentario