¿Cuándo debo comenzar a llevar a mi hijo al dentista?

Una de las cuestiones que mucho más hacen los padres es cuándo es preciso llevar a su hijo al dentista por primera vez. Mucha gente piensa que, como los dientes de leche están destinados a caerse, cuidarlos apropiadamente no es tan esencial y que sólo hay que acudir al dentista si surgen inconvenientes como caries u otras complicaciones al masticar. De todos modos, el acertado avance y precaución de los dientes de leche es un aspecto esencial de la salud bucodental y del desarrollo armonioso del niño.

De ahí que en este articulo respondemos a las siguientes cuestiones: ¿Cuándo debe desarrollar la primera visita de su hijo al dentista? ¿Y cuáles son los problemas más comunes entre los pequeños que tienen la posibilidad de prevenirse o tratarse eficazmente con revisiones realizadas en el instante adecuado?

La prevención es clave en el ámbito médico y la odontología no es una salvedad. La primera visita al dentista se aconseja antes de los 4 años, aun en ausencia de inconvenientes o trastornos aparentes.

Por ende, en ausencia de nosologías o inconvenientes que se manifiesten desde el momento en que el niño es muy pequeño, lo acertado sería llevar al niño al dentista por primera vez ya en los primeros años de vida, a fin de que la primera visita no coincida con acontecimientos traumáticos y dolorosos. En otras expresiones: si el niño ve al dentista por primera vez en un momento muy desapacible, en el momento en que se siente mal o tiene temor por alguna razón, puede seguir asociando la figura del dentista con estos sentimientos desapacibles, lo que hace mucho más difícil establecer una relación adecuada y sosiega.

Es esencial, de hecho, que los progenitores reciban toda la información correcta antes que sus hijos entren en la franja de edad comprendida entre los 4 y los 6 años, periodo en el que se produce una esencial fase de crecimiento acelerado por norma general y, por consiguiente, asimismo en el distrito bucofacial (boca).

Desde Doctor Toledo queremos cuidar a la sonrisa de tus hijos lo antes posible para eludir la aparición inconvenientes bucales que puedan perjudicar a tu salud bucal.

¿Qué verifica el dentista en la primera visita y por qué es importante llevarlo a cabo?

El dentista verifica el estado de salud y la armonía del sistema bucal en su conjunto y su funcionamiento. De hecho, el dentista no solo mirará los dientes, en ese momento probablemente solo los de leche (caducos), sino que evaluará el equilibrio facial para impedir posibles maloclusiones (defectos de masticación) y asimetrías, también valorará las funciones como la respiración y la deglución, etcétera.

El análisis de todos estos puntos dará una imagen entonces del estado de salud o la existencia de cualquier inconveniente tanto a nivel dental como esquelético es un funcional y se pueden indicar resoluciones. A una edad mucho más avanzada se produce un avance craneal que en determinadas ocasiones puede limitar la efectividad de las terapias.

¿Cuáles son los inconvenientes más habituales que están en torno a los 4-6 años?

Además de la caries, en lo relativo a los problemas de masticación (esqueléticos y funcionales), entre las patologías más usuales a esta edad está relacionada con una respiración incorrecta.

Los constipados frecuentes, los dolores de oído, los dolores de cabeza debidos a la sinusitis la mayoría de las veces, la tos seca e irritable, las alergias, la respiración ruidosa por la noche con las adenoides agrandadas, pueden acompañar y ser las manifestaciones ligadas a un paladar “ajustado”. Si esta estrechez es anatómica (ósea), y esto será evaluado por el dentista, habrá que normalizar la causa del inconveniente actuando sobre las bases óseas con el aparato conveniente.

El paladar estrecho asimismo puede asociarse a otros trastornos, como las funcionalidades musculares anómalos; por poner un ejemplo, la persistencia de la deglución infantil y la “S” interpuesta o el sigmatismo.

En estos casos, a veces se aconseja al paciente que se someta a un régimen de logopedia, quizás directamente por los profesores, y no se considera al dentista en primer lugar. Para los logopedas es realmente difícil reeducar las funciones en presencia de inconvenientes esqueléticos y con huesos maxilares no rearmonizados antes por el dentista.

También es viable asociar la llamada masticación invertida en uno o ambos lados, es decir, los dientes inferiores mastican por fuera en comparación con los superiores (este engranaje dental erróneo es con frecuencia el resultado de un deslizamiento de la mandíbula con un paladar estrecho y no se solventará con el desarrollo; por contra, puede aun conducir a crecimientos esqueléticos asimétricos).

¿Qué otros trastornos tienen la posibilidad de diagnosticarse precozmente a esta edad?

Otra maloclusión que debe ser tratada de manera completamente temprana (antes de los siete años) es cuando la mandíbula medra bastante y en una dirección errónea.

Los signos más evidentes son el mentón “destacable” y la mala posición de los incisivos que tienen relaciones invertidas (los incisivos inferiores se cierran hacia delante en comparación con los superiores). En un caso así, en el que la predisposición familiar juega un papel primordial, el tratamiento precoz es fundamental. El dentista le sugerirá la terapia más correcta (aparatos de ortodoncia).

Finalmente, son frecuentes las situaciones de protuberancias evidentes de los incisivos superiores (tipo castor) con el labio inferior que a veces se interpone entre los dientes (se desliza entre los incisivos superiores e inferiores). La intervención temprana, aparte de normalizar los elementos esqueléticos, dentales y musculares, disminuye el riesgo de traumas y caídas accidentales que tienen la posibilidad de ocasionar fracturas o incluso la pérdida de los elementos bucales.

En Doctor Toledo cuidamos de la sonrisa de tus hijos. Tenemos los mejores especialistas para el precaución y soluciones de deficiencias bucales. Es importante saber de qué forma solucionar nuestros problemas bucales para evitar algunos hábitos que logren ser perjudiciales para nuestra salud bucal.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page