consejos para un óptimo precaución

En el momento en que han salido los primeros dientes, debe empezar el hábito del cepillado. Lo idóneo es emplear un cepillo de dientes pequeño, hay distintas modelos libres en el mercado, seguramente puedes localizar uno que sea cómodo y seguro.

Hasta el momento en que aprendan a llevarlo a cabo ellos mismos, los progenitores son los primeros causantes de cepillar los dientes de sus hijos. Es en estas primeras etapas en el momento en que los pequeños consiguen buenos hábitos de salud, transformándolos en una rutina que va a durar todos y cada uno de los días del resto de su historia. ¡Prosigue leyendo con nosotros!

¿Cuándo y de qué forma comienzan los pequeños a lavarse los dientes?

Entre las primeras cuestiones que se hacen los progenitores es la edad a la que debe comenzar a cepillarse los dientes.

Aun antes de iniciar con la dentición, es requisito continuar una aceptable higiene bucal desde el primer mes de vida del bebé. Los progenitores tienen la posibilidad de adecentar las encías del bebé con una gasa húmeda para impedir las caries en relación salgan.

Hasta los 3 años y desde el instante en que salgan los primeros dientes, usa un cepillo de dientes infantil con una pequeña proporción de pasta dentífrica con flúor. Es suficiente con cepillar los dientes del bebé un par de veces cada día, de manera despacio y tocando los dientes que han salido, aparte de contemplar toda la área de la encía con el cepillo o el dedo. Enseñarle de a poco y también inculcarle el hábito de la higiene bucal.

¿Qué género de cepillos son los mucho más correctos para los pequeños?

Hay múltiples géneros de cepillos de dientes infantiles amoldados a las distintas etapas y pretensiones de cada niño. Desde la primera erupción de los dientes, se puede emplear un cepillo pequeño con cerdas suaves, pasando a un cepillo mucho más conveniente conforme el niño medra y consigue mucho más independencia.

Reglas de higiene dental para pequeños

  • Cepíllate los dientes un par de veces cada día. El niño debe cepillarse los dientes cuando menos un par de veces cada día, por la mañana tras el desayuno y durante la noche antes de acostarse. Esta última limpieza es la más esencial. Debe hacerse de forma cuidadosa.
  • 2 minutos de cepillado de dientes.
  • Cada uno de ellos su cepillo de dientes. Tu hijo debe tener su cepillo de dientes y no compartirlo con absolutamente nadie.
  • Cepille los dientes de su hijo menor. El refrán habitual afirma que un niño puede cepillarse los dientes por sí solo en relación sabe atarse los zapatos. Antes de eso, hazlo por ellos.
  • Mantente presente mientras que te cepillas los dientes. Si bien tu hijo sea sin dependencia, debe cepillarse los dientes bajo tu supervisión el mayor tiempo viable. Así, puedes revisar que hacen las cosas bien y que se cepillan a lo largo del tiempo conveniente.
  • Verifique de manera regular el aspecto de los dientes de su hijo. Particularmente, vea la aparición de máculas sospechosas, que podrían ser caries.
  • Solicite cita con su dentista una vez por año. Realice que su hijo se revise los dientes una vez por año.
  • Cambie su cepillo de dientes con regularidad. Se aconseja cambiar el cepillo de dientes cada 3 meses precisamente. Un nuevo cepillo de dientes suprime hasta un 85% mucho más de placa.
  • Utilice un hilo dental aparte del cepillado. Se aconseja la utilización del hilo dental asimismo para los pequeños, como complemento al cepillado. Pásalo delicadamente por todos lados de cada diente. No dejes que tu hijo lo realice solo hasta el momento en que tenga 10 años.

¿De qué manera tenemos la posibilidad de contribuir a nuestros hijos a cepillarse los dientes?

Si bien a los pequeños no les frecuenta agradar cepillarse los dientes, es dependiente de los progenitores ser creativos para llevar a cabo del cepillado un hábito y un instante entretenido. Hete aquí ciertos avisos fáciles que le asistirán a lograrlo.

Habitúa a tus hijos a lavarse los dientes cuanto antes

Lo antes posible hagas que tus hijos se impliquen en el cepillado de los dientes, antes desarrollarán buenos hábitos. Empieza el ritual de limpieza en el momento en que aparezcan los primeros dientes de tu hijo y, de a poco, conviértelo en algo frecuente y también ineludible.

Invite a su hijo a seleccionar un cepillo de dientes

Escoge con tu hijo un cepillo de dientes que esté contento de emplear, aun si eso significa poner en una situación comprometedora ciertos de tus principios. Por poner un ejemplo, puedes localizar cepillos de dientes con la imagen de los héroes de tu hijo, cepillos de dientes lumínicos, cepillos de dientes eléctricos e inclusive cepillos de dientes conectados.

Haz que tu hijo participe en el cepillado

Si tu hijo aún no sabe cepillarse por sí solo, puede sentir que es el que recibe. Involúcralos, por servirnos de un ejemplo, realizando caras entretenidas para enseñar los dientes siguientes o manteniendo un espéculo.

Canta una canción infantil mientras que te cepillas los dientes

Si bien suene trillado, el truco de la canción infantil marcha bien a lo largo del cepillado de dientes. Si te sientes creativo, aun te invito a que te inventes tus propias canciones sobre las desapacibles caries, los cepillos de dientes mágicos y la súper pasta dentífrica. ¡Es una enorme forma de llevar a cabo una canción!

Usar un reloj de arena o un cronómetro

Los pequeños sienten que lavarse los dientes es una eternidad pues carecen de sentido del tiempo. Instala un reloj de arena o un cronómetro en el baño para proporcionarles una señal y motivarlos.

Contacta con nosotros si tienes cualquier duda, en Doctor Toledo tenemos los más destacados expertos. Llama y también infórmate sin deber.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page