¿Cómo proteger los dientes de mis hijos?

Desde Doctor Toledo queremos contarte que la ortodoncia infantil, es poco a poco más habitual entre los niños, puesto que favorece el acertado avance de la dentición y soluciona inconvenientes como la maloclusión y los dientes torcidos.

Hoy día, entre el 50 y el 65% de los niños utilizan aparatos de ortodoncia para enderezar sus dientes o para volver a poner un diente que nunca ha salido o se ha perdido. Por ende, los dientes deben cuidarse primero para evitar daños y dolor, y sólo después deben considerarse las ventajas estéticos.

Los comúnmente conocidos como “aparatos bucales”  se tienen la posibilidad de utilizar a cualquier edad. En los pequeños con dientes de leche o dentición mixta, etapa donde empiezan a aparecer los dientes permanentes, es preferible colocar un aparato servible u ortopédico, para favorecer el preciso avance de los huesos maxilares.

En jovenes y adultos, se utilizan aparatos de ortodoncia fijos y tradicionales para conseguir una alineación dental correcta y una aceptable masticación.”

Estas son las 5 cosas clave que debes saber:

¿Qué problemas soluciona?

Los aparatos protésicos infantiles son útiles para impedir o resolver toda una serie de enfermedades que tienen la posibilidad de manifestarse ya en la adolescencia. Los inconvenientes más habituales afectan a las encías, la masticación, la columna vertebral, las articulaciones, los músculos y el sistema maxilofacial (dientes, mandíbula y maxilares) y pueden ocasionar dolores de cabeza de tipo muscular y de cuello en la edad avanzada.

¿Cuál es la edad adecuada para empezar?

Es buena regla comenzar a proteger los dientes desde una edad temprana para un diagnóstico precoz del acertado desarrollo y una restauración mucho más rápida en el caso de inconvenientes. El primer examen odontológico debe realizarse entre los 3 y los 5 años, al paso que los aparatos pueden ponerse en torno a los 6-7 años, cuando los dientes de leche aún están presentes, para que logren accionar velozmente y bien sobre la estructura ósea.

Es esencial actuar antes de la capacitación de los dientes permanentes y antes del final de la maduración esquelética del niño, para influir en el desarrollo de la conformación ósea y de los propios dientes. Por consiguiente, antes del pico de desarrollo (que en las hembras se produce antes que en los machos).

¿Qué exámenes hay que efectuar antes de ponerse una ortodoncia?

Antes de llevar la ortodoncia, el especialista prescribe, tras tomar impresiones de la boca, ciertos exámenes como una radiografía panorámica de los dientes, telerradiografía (que evalúa la relación entre los dientes y la mandíbula con el cráneo y los tejidos blandos) del costado y de adelante del cráneo, cefalometría (trazados que detallan las medidas de la cabeza), posiblemente la radiografía de la muñeca (para comprender exactamente en qué punto está el avance óseo) y rinomanometría (que evalúa la función respiratoria de la nariz). La respiración, la fonación y la masticación, en verdad, deben marchar de la mejor forma viable para garantizar el correcto desarrollo de la boca.

¿Cuáles son las malformaciones más frecuentes?

Los trastornos bucales más habituales, para los que se precisan aparatos, son los relacionados con anomalías del maxilar y la mandíbula, como el hiperdesarrollo, la retracción y el avance de la mandíbula o el maxilar superior. Otras malformaciones tienen relación con el número de dientes, como tener uno o varios dientes menos o la presencia de uno o varios dientes de sobra que pueden crear apiñamiento.

Además de esto, la mordida profunda (los dientes superiores cubren totalmente los inferiores) y la mordida abierta (un gran espacio entre los dientes frontales de ámbas arcadas) son muy recurrentes.

¿Cuántos géneros de aparatos hay?

Las ortesis tienen la posibilidad de ser funcionales extraíbles, es decir, móviles inteligentes, de tracción extraoral ortopédica o fijas. Todos ellos ejercen presión sobre los dientes y/o la mandíbula a través de muelles, elásticos y activadores. Siempre y en todo momento se debe poner un retenedor al final del tratamiento para sostener los dientes rectos.

Tips para el cuidado de los dientes de los niños

La familia es el primer profesor en la vida de un niño y desempeña un papel importante en el cuidado de su salud: educar a las familias en temas de salud bucodental es esencial para instruir a los pequeños hábitos saludables que duren toda la vida.

Aquí tenéis unas cuantas pastillas para los padres.

  1. Deben efectuar revisiones dentales periódicas desde muy temprana edad
  2. Hasta el momento en que el niño sea con la capacidad de cepillarse los dientes eficazmente por sí solo, es esencial asistirle a hacerlo al menos un par de veces al día.
  3. Tranquilice a su hijo diciéndole que es normal que se le caigan los dientes: es de esta forma como pueden crecer los dientes “grandes”.
  4. Procura que deje de chuparse el dedo a los 4 años. El mejor momento para eliminar este hábito es en torno a los 3 años de edad, singularmente en el periodo de verano, en el momento en que el deseo de chupetear puede ser eliminado por el juego al aire libre.
  5. Comer alimentos saludables asiste para sostener una boca sana. Seguir una dieta balanceada da a los dientes y al tejido de las encías los nutrientes y minerales que los hacen fuertes y resistentes a las infecciones que benefician las patologías de las encías.
  6. Si sus hijos practican deportes con un contacto físico pronunciado, es importante que lleven un protector bucal para proteger sus dientes.

Contacta con nosotros si tienes cualquier duda, en Doctor Toledo disponemos de los más destacados expertos en odontología infantil. Llama e infórmate sin compromiso.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page