Absceso dental: Síntomas, remedios y tratamiento

¿Alguna vez ha tenido un absceso dental? ¡Quizás tengas uno ahora mismo y hayas venido a esta página porque estabas buscando remedios y tratamientos para este problema dental!

Bueno, has venido al lugar correcto porque hoy vamos a hablar de abscesos dentales, sus síntomas y remedios!

El absceso dental es uno de los problemas más molestos y, desafortunadamente, más comunes que pueden ocurrir en su cavidad oral! En este artículo intentaremos explicar qué es, cómo se manifiesta y cuáles son los remedios (naturales o no) para los abscesos dentales.

Qué es un absceso dental: síntomas y tipos de abscesos

El absceso, en general, es un problema infeccioso que puede afectar a diferentes áreas de la cavidad oral. Un absceso se forma cuando las bacterias, los glóbulos blancos, el pus y el plasma se acumulan en un área localizada, dando lugar a una infección bacteriana.

Algunos abscesos pueden ser problemáticos y otros no son de especial preocupación. Los abscesos se dividen principalmente en los siguientes tipos

  • Absceso agudo
  • Absceso crónico (más raro)

A menudo los abscesos se confunden con los empiemas, pero son dos cosas completamente diferentes. El primero crece dentro de cavidades no preformadas, mientras que el empiema se forma en las cavidades naturales del cuerpo.

¿Qué es un absceso dental? ¿Cuánto tiempo dura?

En el caso de un absceso dental nos referimos a un tipo particular de absceso que se forma en la cavidad oral cuando las bacterias y los restos celulares se acumulan y depositan en las áreas que rodean al diente.

En general, podemos hacer una subdivisión entre los tipos de abscesos dentales, en base al área en la que se forman:

  • Absceso periapical: la zona afectada por el absceso es la pulpa dental, por lo tanto, el absceso puede llegar a lo profundo del diente, cerca de la raíz. Por lo general, este tipo de absceso está precedido por la caries dental que, al arruinar los tejidos externos del diente, permite que las bacterias entren en la zona periapical y den lugar al absceso.
  • Absceso periodontal: en este caso es el periodonto el que se ve afectado por el proceso infeccioso, es decir, el conjunto de estructuras responsables de sostener el diente. A menudo sucede que quienes sufren de periodontitis y otras enfermedades que afectan al tejido de las encías, también sufren de frecuentes abscesos dentales.
  • Absceso de la encía: como ya habrás adivinado por el nombre, es el absceso que afecta al tejido de la encía del diente y es la forma menos dolorosa entre todos los tipos de abscesos dentales. El proceso infeccioso, por lo tanto, tiene lugar justo dentro de la encía.

Entre este tipo de abscesos, el absceso periapical es definitivamente el más grave porque, como se ha visto, penetra profundamente en los tejidos blandos, seguido del absceso periodontal hasta llegar al menos preocupante de todos, que es el absceso de la encía.

La duración de un absceso dental varía considerablemente de una persona a otra y depende sobre todo de la rapidez con que se intervenga para resolver el problema.

En cualquier caso, todos los abscesos dentales necesitan la atención adecuada porque se trata siempre de un proceso infeccioso desencadenado por la proliferación de bacterias, por lo que no debe subestimarse ni siquiera en los casos menos graves.

¿Cuáles son las causas de un absceso dental?

Los abscesos dentales pueden tener causas muy específicas que conciernen principalmente a la condición de su cavidad oral. De hecho, si su cavidad bucal es antihigiénica, sin duda fomentará la aparición de este tipo de absceso.

En cualquier caso, a continuación le mostraremos las causas más comunes y frecuentes que juegan un papel importante en la aparición de los abscesos dentales:

  • Si su sistema inmunológico es particularmente débil, la bacteria tendrá un pase libre.
  • Si hay dientes astillados o rotos en su cavidad oral
  • Trastornos patológicos que afectan a las encías (como la periodontitis)
  • Si comes mucha comida dulce, ciertamente fomentarás la proliferación de bacterias…
  • La presencia de caries
  • Fumar ayuda a la proliferación de las bacterias, fomentando el proceso de infección.
  • Condiciones patológicas que implican el reflujo gástrico
  • Abuso de bebidas alcohólicas
  • Si se ha sometido a una cirugía dental (como una simple desvitalización) que no se realizó correctamente

No olvides que la higiene oral también es muy importante. Si no se cuida la boca, sólo se fomenta la proliferación de bacterias que, como se sabe, es la base de un absceso dental.

¿Cuáles son los síntomas de un absceso dental?

Trate de cerrar los ojos y piense en cuáles son los síntomas de un absceso dental, es decir, los síntomas que podrían producirse si las bacterias y los restos celulares se acumulan en la boca en un área limitada. Seguramente estás pensando en el dolor y la hinchazón.

Bueno, el dolor de muelas crónico que a menudo acompaña a un absceso actuará como una alarma para esta condición. El dolor será severo e insoportable, literalmente complicando su vida.

Sin embargo, los abscesos dentales no sólo se identifican con el dolor (que, como sabrán, distingue a la mayoría de los problemas dentales), sino que también hay otros síntomas y entre ellos mencionamos especialmente los siguientes:

  • Encías hinchadas que sangran muy fácilmente cuando entran en contacto con cualquier cosa, como alimentos o cepillos de dientes.
  • La presencia de bacterias dará lugar a un mal aliento
  • A veces se puede experimentar unas pocas décimas de fiebre
  • Sus dientes se vuelven muy sensibles a las temperaturas demasiado frías o demasiado calientes de lo que ingiere.
  • Los nódulos linfáticos del cuello pueden hincharse ligeramente
  • También se experimenta dolor e hinchazón en la parte de la piel que está por encima del absceso dental

Si nota uno o más de estos síntomas, debe visitar a su dentista de inmediato. Como ya saben, si no se combate a las bacterias inmediatamente, éstas tenderán a multiplicarse y a aumentar la gravedad del problema. A continuación le mostraremos qué hacer en tales casos.

¿Qué debo hacer si tengo un absceso dental?

Como ya le hemos dicho en el párrafo anterior, tan pronto como se dé cuenta de que tiene un absceso dental (que a veces puede ser asintomático) debe ponerse inmediatamente en contacto con su dentista para informarle de su estado y concertar una cita para un chequeo.

Además de ir al dentista y que le muestren el mejor tratamiento para su caso, también hay cosas que puede hacer si descubre que tiene un absceso dental, por ejemplo:

  • Puede tomar antiinflamatorios o analgésicos para aliviar el dolor.
  • Puede enjuagarse los dientes con sal y agua, ya que sabes que la sal es un desinfectante natural y ayudará a aliviar el dolor causado por el absceso.
  • También para aliviar el dolor, le recomendamos que haga compresas con una bolsa de hielo. Simplemente colóquelo en su mejilla, en el lado donde siente el dolor.

Sin embargo, recuerde que no debe abusar de los analgésicos porque siempre debe tratar el problema y estos medicamentos no son para el tratamiento sino sólo para aliviar el dolor.

No beba o coma alimentos demasiado calientes o demasiado fríos ya que esto aumentará la sensación de dolor a niveles exorbitantes.

Recuerde siempre cepillarse los dientes después de las comidas, retire cuidadosamente todos los restos de comida con la ayuda de un cepillo de dientes y recuerde enjuagarse con un buen enjuague bucal después de cepillarse los dientes.

Absceso dental, remedios naturales: ¿qué son?

Por supuesto, hay remedios naturales para tratar los abscesos dentales. En cualquier caso, antes de tomar el camino de los remedios naturales, debe informar a su dentista porque estos productos podrían contrarrestar el efecto de cualquier medicación que esté tomando.

A continuación le mostramos cuáles son los remedios naturales más populares en caso de un absceso dental, pero no olvide que no debe subestimar este problema y que siempre debe visitar a su dentista para tratarlo de forma permanente.

  • Aceite esencial de clavo: El clavo ayuda a combatir los procesos infecciosos y suele ser recomendado por los herbolarios para el tratamiento de problemas de dientes y encías. Puedes aplicarlo y masajearlo directamente en el área afectada, obviamente de una manera ligera y suave.
  • Aceite esencial de menta: también en este caso se puede aplicar una pequeña cantidad de aceite esencial en la zona de interés y masajearla suavemente. Las abuelas suelen recomendar la menta para el tratamiento de los abscesos y si intentas preguntar en las herboristerías descubrirás que tienen razón.
  • Aceite esencial de orégano: el orégano, además de ser muy popular en la cocina, es conocido por sus propiedades antibacterianas, antioxidantes y antimicóticas, por lo que es muy eficaz para el tratamiento de los abscesos. Siempre puedes masajear directamente en la zona, incluso con la ayuda de un bastoncillo de algodón sin poner demasiada energía, de lo contrario te harás daño.
  • Ajo: El ajo ha sido conocido desde la antigüedad por sus propiedades médicas, de hecho es un antibacteriano natural efectivo para los abscesos y los dolores de dientes. Simplemente aplástalo para sacar el jugo del ajo y aplícalo directamente en el área de interés. Le aconsejamos que lo haga sólo con vistas a una velada en casa, ya que su aliento no será floral después de esta operación.
  • Agua y la sal: como le dijimos antes, para aliviar el dolor y desinfectar la zona se puede disolver un poco de sal en agua caliente y hacer unos simples enjuagues durante el día.
  • Aloe vera: esta planta es famosa por sus propiedades calmantes y antiinflamatorias. En las farmacias o herboristerías puedes encontrar pomadas a base de gel de aloe vera (o, si eres lo suficientemente bueno, puedes extraer el gel de la planta tú mismo) para esparcirlo directamente sobre la zona afectada por el absceso
  • Aceite de coco: si lo esparce entre sus dientes, este tipo de aceite precioso ayudará a eliminar las bacterias y toxinas. Alternativamente, también puedes usar aceite de sésamo, pero recuerda siempre que el aceite distribuido entre los dientes, sea cual sea, siempre debe ser expulsado.
  • Equinácea: es una planta con propiedades analgésicas y se puede aplicar en la parte que duele, o tomarla en forma de té de hierbas.
  • Vinagre de sidra de manzana: es un antiguo remedio usado por nuestras abuelas cuando se producía un fuerte dolor de muelas. Puedes enjuagarte con vinagre de sidra de manzana para aliviar la hinchazón y el dolor que acompaña a un absceso dental. Puedes usarlo en forma pura o diluido en un vaso de agua.
  • Pulsatilla: es también una planta con propiedades analgésicas y homeopáticas que se ha utilizado desde la antigüedad para el tratamiento de problemas que afectan a nuestros dientes.
  • Silicea: es una planta que ayuda a expulsar el pus y las toxinas que se acumulan en el absceso dental.

Si tiene alguna duda, recuerde siempre pedir consejo a su dentista de confianza o incluso al herbolario si está preparado para ello.

Antibiótico para abscesos dentales: ¿cuáles son los tratamientos farmacológicos adecuados?

En lo que respecta al tratamiento terapéutico, el dentista seguramente le prescribirá antibióticos y entre ellos recordamos especialmente los siguientes:

Erythromycin
Amoxicilina
Metronidazol
Claritromicina

Además, su dentista puede considerar apropiado que usted tome antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar la inflamación, como el paracetamol o el ibuprofeno.

Los enjuagues bucales desinfectados también juegan un papel importante en el tratamiento de los abscesos dentales, bastará con hacer enjuagues frecuentes durante el día para desinfectar toda la cavidad bucal.

¿Cómo se puede prevenir un absceso dental?

Como dicen: la prevención es siempre mejor que la cura. Veamos ahora cuáles son los consejos de los expertos para la prevención de los abscesos dentales:

  • Recuerde cepillarse los dientes (al menos tres veces al día) con un cepillo de dientes que cambiará periódicamente, también cepillando la lengua ya que las bacterias a menudo se acumulan allí.
  • Si puede, cepíllese entre los dientes para ayudar a reducir la acumulación de placa y sarro entre los dientes (una de las causas subyacentes de los abscesos dentales).
  • Use el hilo dental después de cepillarse los dientes o una vez al día, de todos modos.
  • Recuerde que un higienista debe limpiarle los dientes al menos cada 6 meses porque sólo el equipo del profesional puede llegar hasta los rincones más escondidos de la cavidad oral.
  • Si no tiene la posibilidad de usar un cepillo de dientes con pasta de dientes, siempre puede hacer abundantes enjuagues con agua tibia para eliminar los residuos de alimentos que a menudo se quedan pegados entre los dientes después de las comidas.
  • Recuerde ir al dentista para un simple chequeo al menos una vez al año, ya que muchos problemas no muestran síntomas de inmediato, como la caries dental que a menudo es la causa de los abscesos.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page