¿Qué es una limpieza dental?

La limpieza de los dientes, tanto en el ámbito profesional como en el doméstico, es esencial para mantener una salud bucal constante. De hecho, los dentistas recomiendan que se haga una limpieza dental en casa al menos tres veces al día, y una limpieza dental profesional al menos una vez cada seis meses.

Hoy les daremos una guía completa sobre la limpieza dental profesional, que es el procedimiento en el que el higienista literalmente raspará el sarro de nuestros dientes, gracias al equipo que utiliza. Veamos más de cerca cómo funciona.

¿Por qué es importante la limpieza de los dientes?

Cuidar la limpieza de nuestros dientes es de fundamental importancia porque la acumulación de sustancias como las bacterias o los residuos de comida pasarían a causar una serie de problemas a nuestros dientes. Entre ellas se encuentran las siguientes

  • la formación de cavidades;
  • la formación de abscesos;
  • la aparición de problemas periodontales;
  • halitosis;
  • dolores de muelas

Por esta razón, los dentistas no hacen más que recordarnos que debemos cuidar nuestros dientes, cepillándolos por lo menos tres veces al día e implementando procedimientos de prevención de los que les hablaremos más adelante.

Sin embargo, la limpieza dental que logramos hacer en nuestra casa, no es suficiente para eliminar todas las sustancias nocivas, también porque a menudo no somos capaces de llegar a todos los lugares ocultos de nuestra boca.

De hecho, el sarro, que es el peor enemigo de nuestra salud bucal, se acumula con el tiempo y, para eliminarlo, debemos recurrir necesariamente a un profesional. Veamos en el siguiente párrafo cómo funciona la limpieza en manos de un higienista.

¿Cómo funciona la limpieza dental profesional?

La limpieza de los dientes en las manos del higienista requiere una cierta preparación y un trabajo absolutamente escrupuloso. Por lo general, implica los pasos que se mencionan a continuación:

  • Después de sentarte en la silla especial, como primera cosa, el especialista irá a examinar sus arcos dentales, le hará preguntas sobre sus hábitos y le invitará a enjuagarse la boca con un enjuague bucal específico;
  • Entonces comenzará a hacer su trabajo, eliminando el sarro y la placa bacteriana que, con el paso del tiempo, se han acumulado no sólo en la superficie de los dientes sino también en los lugares más escondidos entre éstos y bajo el tejido de las encías. La eliminación del sarro es posible gracias al instrumental del higienista, que consiste en instrumentos esterilizados que oscilan a muy altas frecuencias para romper el sarro calcificado;
  • Después el especialista utilizará otros instrumentos (siempre esterilizados) para perfeccionar la limpieza del punto anterior. Estos instrumentos se conocen comúnmente como Curetas y se utilizan para el legrado gingival;
  • En este punto el higienista utilizará una pasta abrasiva específica para eliminar las manchas de los dientes, eliminando así todas las posibles manchas antes de proceder al pulido de los dientes
  • Entonces se le colocará una linda máscara dental que contiene flúor. Esta sustancia tiene el propósito de remineralizar el esmalte de los dientes, fortaleciéndolos contra las bacterias;
  • si usted está sujeto a hipersensibilidad dental, en este punto del procedimiento puede pedirle al especialista que aplique una pasta especial que reducirá en gran medida este problema;
  • Finalmente, se le pedirá que enjuague su boca de nuevo, con el fin de eliminar todos los residuos de la limpieza dental, incluyendo las pastas y el flúor que han permanecido en la cavidad oral.

Al final del procedimiento de limpieza dental, el especialista le dará algunas reglas básicas para el cepillado y la limpieza de los dientes cuando regrese a su rutina diaria.

Recuerde que no podrá comer o beber bebidas con gas durante la hora siguiente al tratamiento. Tampoco se recomienda fumar.

Es extremadamente importante que preste atención a todos los consejos del higienista, ya que es la única manera de prolongar la vida de su recién terminada limpieza dental y mantener los dientes sanos, brillantes y limpios. Ahora vamos a repasar la frecuencia con la que hay que hacerse una limpieza dental profesional.

¿Con qué frecuencia debo limpiarme los dientes?

Siempre que no se sufra de ninguna inflamación particular de la cavidad bucal, o de cualquier otra condición patológica que tenga indicaciones diferentes en cuanto a la frecuencia del tratamiento, en general la limpieza dental profesional debe hacerse cada seis meses, es decir, dos veces al año.

De esta manera la formación del sarro será más bien contenida y, además de ahorrarle al especialista mucho esfuerzo, sus dientes estarán ciertamente agradecidos, sobre todo si los hace revisar por el dentista (una vez al año es suficiente, sin embargo).

Otra razón por la que le pedimos que no se limpie los dientes a intervalos superiores a 12 meses es por el dolor del procedimiento en sí. De hecho, normalmente este procedimiento no es doloroso, sino que causa algunas molestias.

Pero, en caso de que se haga después de largos intervalos de tiempo, el dolor percibido aumenta porque la cantidad de trabajo a realizar será mucho mayor.

¿Cuáles son los costos de este procedimiento en general?

Ahora vamos a entrar en la economía de hacer que un profesional le limpie los dientes. Contrariamente a lo que muchos de ustedes pueden estar pensando, este no es un procedimiento demasiado caro.

De hecho, el costo de una limpieza dental profesional, por regla general, oscila entre cincuenta y cien euros, dependiendo del estudio al que se refiera y del equipo que se utilice.

Es definitivamente una inversión porque, al eliminar las bacterias, se pone en marcha un verdadero proceso de prevención de problemas cuyo tratamiento sería mucho más caro.

¿Cómo podemos dedicarnos a limpiar nuestros dientes en casa?

Sin embargo, como ya hemos mencionado anteriormente, dedicarse a la limpieza de los dientes en casa, no sólo facilita el trabajo del especialista, sino que permite eliminar las bacterias y prevenir la aparición de otros problemas que requerirían la intervención de un dentista.

Para seguir una correcta higiene bucal en nuestra vida diaria, los dentistas recomiendan tener en cuenta algunas reglas simples, incluyendo las que se mencionan a continuación:

  • Es de suma importancia que te cepilles los dientes tres veces al día, posiblemente cada ocho horas (ya que es el tiempo que tarda la placa bacteriana en empezar a calcificarse);
  • Use el hilo dental al menos una vez al día para eliminar los restos de comida que se resisten;
  • Reemplace su cepillo de dientes una vez cada tres meses y, si es posible, use un cepillo de dientes eléctrico con cerdas suaves, que elimina más bacterias y restos de comida;
  • Una vez a la semana puedes cepillarte los dientes con una pasta blanqueadora (incluso hecha en casa con bicarbonato y limón), pero no te pases o arruinarás el esmalte;
  • Enjuagar los dientes con un enjuague bucal desinfectante, rico en flúor.
You cannot copy content of this page